Innovation Meeting Point

Ver novedades

Trabajo y comunicación

Léalo en 4 - 5 minutos
Léalo en 4 - 5 minutos

Estoy suscrita a una web que me envía la etimología e historia de una palabra cada día, con un lema: “en tiempos de crisis la mejor inversión es el conocimiento, que permanece con nosotros el resto de la vida”. Siempre queda, en bonanza o en crisis. El conocimiento no sólo no ocupa lugar, sino que necesita un lugar. Por ello, en nuestras publicaciones siempre hemos procurado reflejar los testimonios de aquellos que podían aportar inteligencia, ciencia o experiencia; es decir, conocimiento.
Y hoy, el día en que escribo esta carta curiosamente ha venido a mi pantalla lo que hay detrás de la palabra “trabajo”. Una de las palabras más mencionadas en  las entrevistas que protagonizan esta edición con la que abrimos el año, que tengo que decirles que están magníficas de contenido, igual que el último número de diciembre de 2011, del que hemos recibido muchas felicitaciones. Gracias por ello. Es nuestro “trabajo”. Y hemos procurado hacer frente a las dificultades tratando de mejorarlo.
Como les decía, la palabra trabajo se repite mucho, todos la mencionamos en múltiples foros y en diferentes contextos y conversaciones. Se habla de lo mucho que se trabaja en estos tiempos en los que vivimos, “para conseguir lo mismo” -¿lo mismo?- estamos trabajando mucho más, el doble, el triple... Nos quejamos de lo mucho que hay que trabajar. Y llega a mis manos una definición que tengo que compartir con ustedes: “la palabra trabajo no proviene del latín labor, que nos dio ‘labor’, ‘laborable’ y ‘laboratorio’, sino de tripalium, que era el nombre de un temible instrumento de tortura”. Quiere decir ‘tres palos’ y se refiere a un artefacto, una especie de cepo formado por tres maderos cruzados donde quedaban inmovilizados los reos, mientras se les azotaba. De tripalium derivó inicialmente tripaliare ‘torturar’ y, posteriormente, trabajo ‘esfuerzo’, ‘sufrimiento’, ‘sacrificio’. Y evolucionó hacia trabajo, vinculándose poco a poco con labor.
Superada mi sorpresa, porque aquel trabajo de los tres palos sí que era horrible y a mí el mío me encanta, les gustará leer lo que comentan sobre el trabajo bien hecho, los responsables de Damel y Vidal Golosinas y el director comercial de Chupa Chups. Ejemplos a seguir son los últimos lanzamientos y logros de estas empresas que han invertido en gestión, que han superado dificultades diversas y que han conseguido, en un contexto difícil, el que tenemos, resultados satisfactorios. Pero hay otros muchos; por favor, la situación está difícil, pero lean nuestras secciones de Actualidad, están repletas de ideas que otras personas han llevado a buen puerto.
Y también gustará escuchar o leer, el testimonio de César Gutiérrez, representante de una nueva generación de profesionales, que se han preparado concienzudamente para unirse a este sector buscando aportar y sumar a lo que reciben. Desde luego, hay muchos ejemplos en el día a día, trabajo -que no tortura- en todos los ámbitos que dan como resultado mucho conocimiento que perdura. Y la comunicación está íntimamente ligada al conocimiento. 
Y, por supuesto, también hay ejemplos de que sólo con trabajo no es suficiente. Hace falta gestión, planificación, conocimiento; naturalmente, mucho trabajo y,  también información, porque ahora más que nunca no se puede vivir al margen de nada.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias relacionadas