Innovation Meeting Point

Ver novedades

Bebidas refrescantes, elixir anticrisis

Léalo en 16 - 21 minutos
Léalo en 16 - 21 minutos

La crisis económica ha alterado los hábitos de consumo de bebidas refrescantes, pero no su nivel de ventas. Los consumidores no han renunciado a compartir buenos momentos acompañados por refrescos, aunque sí eligen otros establecimientos para efectuar sus compras, lo que deja al canal horeca como el peor parado por la maltrecha economía española y abre oportunidades para impulso y conveniencia en los que, además, existe una demanda creciente de bebidas energéticas

Las bebidas refrescantes son hoy en día universalmente aceptadas porque satisfacen una necesidad básica de los seres humanos: la de saciar la sed. Además, lo hacen de una forma placentera, con buen sabor, y con una amplia gama de productos, adecuados para cada persona o momento, por lo que su consumo se puede vincular a cualquier situación.
Uno de los mayores éxitos de los refrescos se debe a su fuerte arraigo en los momentos de ocio y diversión. En España, el buen tiempo y la cultura de las relaciones sociales hace de la hostelería un sector clave para la economía y también para la industria de las bebidas refrescantes. Según los estudios de Hábitos de consumo de las bebidas refrescantes que elabora Anfabra, el 75 % de los españoles prefiere tomarlos en compañía de amigos y fuera de casa, generalmente durante el fin de semana.
A esta presencia de los refrescos en las relaciones sociales y su consumo en establecimientos de hostelería ha contribuido la gran variedad de sabores, en versiones con azúcar y light, en distintos envases o presentaciones, adaptados a todos los gustos y necesidades. Hoy en día, dada la amplia variedad que existe en el mercado, una misma persona opta por uno u otro dependiendo del momento del día, del lugar donde lo va a tomar, del alimento con el que lo va a acompañar, o en función de la situación o actividad, como cuando se tiene que conducir, al practicar actividad física, al estudiar, trabajar, etc.
Existe una tendencia a diversificar el consumo que convive con la fidelidad a las bebidas refrescantes más tradicionales. Cada año surgen nuevos sabores y presentaciones, por lo que los más tradicionales están dando paso a bebidas para deportistas, refrescos de té y otros sabores más minoritarios como la lima-limón, manzana, melocotón o piña, que son los que aumentan en mayor proporción su demanda.
La industria de los refrescos se sitúa como uno de los motores de la economía española tanto por los puestos de trabajo que genera como por su facturación y la generación de riqueza en otros sectores. Prueba de ello es que, cada año, genera más de 61.600 empleos, directos e indirectos, en España. Además, de los 4.551 millones de litros fabricados durante el último ejercicio, pueden valorarse en casi 6.000 millones de euros de facturación.
Esto se debe a la labor tanto de las grandes empresas como de los pequeños negocios familiares que constituyen el sector. Existen unas 70 fábricas que, a pesar de tener distinto número de empleados y nivel de producción, están dentro de un mismo abanico que ofrece una gran variedad de sabores, envases y presentaciones para adaptarse a las demandas y necesidades de la sociedad actual.
Las ventas del sector español de las bebidas refrescantes descendieron cerca del 2 % en el último año, lo que rompe la ligera recuperación alcanzada en el anterior. Como viene ocurriendo en los últimos tiempos, la caída ha sido más acusada en hostelería, con un descenso de ventas cercano al 6 %.
Las ventas siguen lideradas por los refrescos de cola, que copan en torno al 50 % del mercado, seguidos de la naranja y el limón. Según los datos de la consultora Nielsen a julio de 2011, los refrescos de cola light y las bebidas energéticas son las que más han subido (4,6 % y 10 %, respectivamente). Las bebidas para deportistas también crecen, al igual que en periodos anteriores, aunque de forma algo más contenida, alcanzando un incremento cercano al 3 %. La tónica y la lima-limón también experimentan alzas en torno al 1 %.
En el lado opuesto, algunas de las categorías que más habían despuntado en pasados ejercicios, como las que mezclan distintas frutas o las de té, han descendido considerablemente sus ventas (-35 % las de frutas y -4 % las de té).
El envase más empleado en el cómputo de ventas registradas en 2011 es el plástico PET (56 %), seguido de las latas (26 %) y el vidrio (13 %). Estos dos últimos acumulan descensos, mientras que el PET ha aumentado en los años anteriores. Estas tendencias están directamente relacionadas con el sostenimiento de las ventas en el canal de distribución y del consumo en el hogar, donde los envases de PET tienen más presencia. En cambio, envases como el vidrio, con fuerte presencia en hostelería, han caído.
La alimentación tradicional se mantiene como el punto de venta más importante (72 %), seguido de hostelería (22 %). Este último, que es el más significativo en términos de valor, es el que más decrece.
La importancia del sector de bebidas refrescantes se enmarca en el peso de la industria de la alimentación y bebidas que, dentro de las actividades industriales, genera más del 17 % del VAB (Valor Agregado Industrial) y ocupa la sexta parte de los empleados de la manufactura. En concreto, el sector de los refrescos genera cada año más de 61.600 empleos, cifra en la que se incluyen tanto las empresas fabricantes de bebidas refrescantes como el empleo que estas mantienen indirectamente. Además de esta cifra, se crean en paralelo númerosos puestos de trabajo relacionados con otros ámbitos del sector, principalmente en el área de la hostelería.
Aunque la producción descendió un 12 % durante la recesión, la industria se esfuerza constantemente por mantener los empleos a pesar de la actual coyuntura y sigue destacando por la generación de empleo en nuestro país. De hecho, tan solo la elaboración de refrescos demandó 17.000 empleos. Esto representa que el 3,6 % del total del empleo en nuestro país está vinculado a las bebidas refrescantes.
Desglosado por sectores, un 45 % de esta ocupación corresponde al sector industrial, un 38 % al sector servicios, un 14 % a la agricultura y el 3 % restante a la construcción. Se trata de empleos con productividades superiores al promedio de la economía española, ya que supera en más de un 80 % la productividad laboral en la industria y presenta una eficiencia notoriamente superior en el uso de materias primas, otros aprovisionamientos y mercaderías.
Uno de los aspectos destacados del sector de las bebidas refrescantes es el impacto que ejerce sobre otros sectores de la economía española, ya que el grueso de los productos que se consumen, se fabrican en España. Así, esta industria ejerce una capacidad de arrastre del 106,6 % sobre el conjunto de actividades.
La fabricación de estas bebidas, valorada a precios de adquisición en 5.970,5 millones de euros en 2010 (que equivalen a 4.546 millones de euros a precios básicos) ejerció un impacto indirecto de más de 6.000 millones de euros, lo que significa un impacto total sobre el conjunto de ramas de actividad de la economía nacional de 12.338 millones de euros.
El 30 % de la producción del sector se dirige al canal de hostelería. Por eso, la situación económica que está afectando a este canal, donde se vienen acumulando caídas en el consumo en los últimos años, ha hecho que las ventas de los refrescos hayan descendido cerca del 2 % en 2011.

 

Bebidas energéticas, algo más que una moda
Si analizamos la evolución de las distintas categorías de producto y sabores en 2011, comprobamos que en general, todas las variedades han experimentado una evolución positiva, especialmente el segmento de las bebidas energéticas, cuyo crecimiento alcanza el doble dígito. Incluso variedades tradicionales, como la tónica o las bebidas cítricas con gas, han registrado subidas importantes.
Según los datos de SymphonyIRI, el mercado de bebidas refrescantes (TAM enero 2012) incrementó su valor el 2,1 %, hasta situarse en 2.299 millones de euros, frente a los 2.234 millones del ejercicio anterior, mientras el volumen lo hizo en el 2,8 % (de 1.82 a 1,86 millones de litros). Los refrescos de cola, los favoritos del consumidor (su cuota alcanza el 54,5 %), registraron un aumento del 1,99 %, con un valor de 1.253 millones de euros. Los tradicionales refrescos de sabores frutales con gas, en cambio, cerraron el año en negativo, con un descenso del 1,4 % (de 244,1 a 240,5 millones de euros), lo mismo que las isotónicas, cuyo valor descendió e1 1,2 %, hasta colocarse en 163,8 millones de euros.
Las bebidas energéticas, tan de moda en los últimos tiempos, mantienen el interés del consumidor y, junto a las tónicas, registran el mayor incremento de la categoría, con el 16,2 % (de 59,7 a 69,5 millones de euros), mientras el volumen lo hacía en un 22,7 % (de 22,8 a 28 millones de litros). Las tónicas, a su vez, fueron el grupo que mayor incremento ha registrado, concretamente, el 17,7 % en valor (40,3 millones de euros).
En todas las categorías de refrescos, las marcas líderes han experimentado, en mayor o menor grado, crecimientos positivos. The Coca-Cola Company, con una cuota de mercado de 68,9 puntos, mantiene el primer lugar, con 1.285 millones de euros, e, 0,5 % más que el periodo anterior. A continuación, las MDD alcanzaron los 230,4 millones de euros (7,8 % más), lo que equivale al 12,4 % de cuota. PepsiCo crece el 1,6 % y se sitúa en 163,4 millones de euros, equivalente al 8,8 % de cuota; Orangina Schweppes crece el 3,4 % (132 millones, con una cuota en valor de 7,1 puntos), y el fabricante de bebidas energéticas Red Bull, con unas ventas de 30 millones de euros (1,6 puntos de cuota), crece el 5,6 %.

 

Aguas envasadas, un sector dinámico
La producción de aguas envasadas en España en el año 2010 alcanzó los 5.165 millones de litros. Por tipos de aguas, el 96,04 % de la producción corresponde a las minerales naturales; el 2,10 %, a las de manantial, y el resto, a las potables preparadas. Las aguas sin gas representan el 96,73 % de la producción, mientras que las aguas con gas acaparan el 3,27 % restante, según datos de la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (Aneabe) con los datos suministrados por sus 90 marcas asociadas.
La industria española de aguas envasadas está compuesta por cerca de un centenar de empresas que se hallan distribuidas por todo el territorio nacional. En conjunto dan empleo directo a 5.000 personas e indirecto a decenas de miles. Una particularidad de esta industria es la creación de riqueza que genera en zonas económicamente deprimidas ya que, por sus características, debe instalarse en los mismos lugares de captación del acuífero, que suelen coincidir con zonas rurales sin tejido industrial.
Se trata de un sector dinámico que arroja una facturación anual cercana a los 900 millones de euros. Cabe destacar que sus industrias suelen estar situadas en zonas poco industrializadas y económicamente deprimidas, por lo que su implantación colabora con el reequilibrio económico. En España, y también a escala mundial, se mantiene, en términos generales, un crecimiento sostenido provocado por la demanda de un consumidor cada vez más interesado en procurarse un mayor bienestar y en cuidar su salud consumiendo productos auténticamente naturales y saludables.
Según la Federación Europea de Aguas Envasadas (EFBW), España se sitúa como cuarto país de la Unión Europea en términos de producción de agua mineral, por detrás de Alemania, Italia y Francia, y tercero en consumo, tras Italia y Alemania.
Durante 2010, según la Estadística de Producción elaborada por Aneabe (Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas) a partir de los datos suministrados por sus marcas asociadas, la producción de aguas envasadas en España alcanzó los 5.165 millones de litros.
Por tipos de aguas envasadas, el 96,04 % de la producción corresponde a las aguas minerales naturales; el 2,10 %, a las de manantial y el resto a las potables preparadas. Las aguas sin gas representan el 96,73 % de la producción, mientras que las aguas con gas acaparan el 3,27 % restante.
En cuanto al consumo per cápita, en 2010 se situó en 110 litros. Esto representa, aproximadamente, un consumo de un vaso de agua mineral al día frente a los 160 litros de consumo medio de agua corriente en España.
El consumo per cápita de agua envasada en la Unión Europea varía significativamente de unos países a otros, estimándose una media de consumo de 105 litros anuales. España es, actualmente, el tercer país en cuanto a consumo per càpita, con un total de 136,5 litros anuales, precedido por Italia y Alemania.

 

Zumos: estabilidad pese a la crisis
El sector de los zumos y néctares en España lo conforman unas cincuenta empresas que abastecen al mercado nacional, que se aproxima a un consumo de 23 litros per cápita con un total de 1.100 millones de litros y una facturación de 600 millones de euros, además de tener una fuerte presencia en el mercado exterior, por valor de 470 millones de euros para las exportaciones y 197 millones de euros para las importaciones.
En este apartado, si se analiza la composición del mercado por tipos de productos (zumos directos, zumos a partir de concentrado y néctares), se comprueba que los zumos representan el 65 % del total, siendo estos en un 90 % zumos elaborados a partir de concentrado, y el 35 % restante corresponde a los néctares.
El zumo de naranja es el rey de la categoría, con el 25 % del mercado total. En cuanto a los hábitos de consumo, se refleja un incremento en los hogares, mientras que en los canales de hostelería y restauración el consumo se encuentra prácticamente anclado en los mismos volúmenes que en los últimos cinco años.
Según datos del Informe Económico de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), la industria de la alimentación y bebidas cerró el año 2010 con unas ventas netas por valor de 81.369 millones de euros, lo que supone mantener el nivel de actividad con respecto a 2009 con un ligero incremento nominal del 0,52 %.
Esta cifra supone el 16 % de las ventas netas del total de la industria y el 7,6 % aproximadamente del PIB español, lo que la convierte en el primer sector industrial de la economía española. Este sector, que se encuentra muy atomizado, está formado por un total de 30.823 empresas (96 % pymes) que ofrecen empleo a 445.457 personas, lo que supone un 17 % del empleo industrial y el 2,5 % del empleo total en España.
En el análisis de los canales de comercialización, el informe de la AIJN establece que las ventas para su consumo en el hogar captan un 68 % del volumen total del mercado español, con un crecimiento ligeramente superior al del conjunto, mientras que el consumo en los canales de hostelería y restauración se encuentra prácticamente anclado en los mismos volúmenes de los últimos cinco años y las ventas para el consumo de impulso van ganando posiciones de forma suave. Estos datos difieren de los recogidos en los Paneles de Consumo Alimentario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que indican volúmenes inferiores y no reflejan diferenciadamente la venta de impulso, y que arrojan un perfil del 82 % para el consumo en hogares y del 18 % en los canales horeca (que sí coincide con el dato de la AIJN). Canadean ofrece unos datos similares a los que refleja el MAAM, con un consumo mayor del 80 % en hogares y menos del 20 % para el canal horeca, sin hacer distinción de la venta de impulso.
El canal de la hostelería experimentó un marcado descenso, de casi un 9 %, como resultado de las condiciones económicas adversas que afectan a los consumidores españoles. En este canal, el zumo de naranja envasado convive con las máquinas de zumo recién exprimido presentes en muchos bares y restaurantes. Sin embargo, el zumo envasado se beneficia de no depender en exceso del precio de la fruta fresca y de tener una vida útil de hasta doce meses mientras, que el recién exprimido necesita un suministro semanal de naranjas.
El canal para consumo doméstico registró en 2010 un descenso de casi el 3 %, aunque esta caída fue limitada por las promociones de precio que llevaron a cabo los minoristas y los productores, así como por la contribución de algunas marcas blancas en los subcanales de descuento y de grandes superficies.

 

Publicado en la revista Dulces Noticias… y algo más núm.277 (marzo 2012).

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias relacionadas