Innovation Meeting Point

Ver novedades

Aprobado el nuevo nuevo Reglamento Europeo sobre Etiquetado de los Alimentos

Léalo en 4 - 5 minutos
Léalo en 4 - 5 minutos

El Parlamento Europeo aprobó el 6 de julio, con 606 votos a favor, 48 en contra y 26 abstenciones, y tras un prolongado debate de casi tres años, el nuevo Reglamento Europeo sobre Etiquetado de los Alimentos, según el cual los envases de los alimentos tendrán que incluir información clara y legible sobre las calorías y la cantidad de grasas, grasas saturadas, carbohidratos, azúcares, proteínas y sal de los productos. El objetivo de esta legislación, acordada por el Parlamento y el Consejo, es que los consumidores estén bien informados sobre la composición de los alimentos y sus repercusiones para la salud.

La nueva legislación exige que las etiquetas de los alimentos sean más claras y legibles, lo que ayudará a los consumidores a encontrar la información sobre la composición de los productos más fácilmente. El objetivo, según fuentes es “modernizar, simplificar y clarificar el etiquetado de los alimentos en la UE. Además, reforzará el mercado interior, lo cual beneficiará a los productores y otros actores del mercado de la alimentación”.

El siguiente paso es que el Consejo dé su visto bueno formal al Reglamento. Una vez publicado en el Diario Oficial de la UE, los Estados miembros tendrán tres años para aplicarlo, periodo que será de cinco años en el caso de las reglas sobre declaraciones nutricionales.

Según declaró en el debate previo a la votación la responsable de este tema en el Parlamento Europeo, la alemana Renate Sommer, “a pesar de las diferencias políticas e ideológicas y las distintas convicciones nacionales, hemos llegado a un buen compromiso. Las nuevas normas garantizan más y mejor información a los consumidores para que puedan elegir con conocimiento de causa los alimentos que consumen. Pero la industria de la alimentación también debería beneficiarse gracias al refuerzo de la seguridad jurídica, la reducción de los trámites administrativos y, en general, la mejor legislación”, a lo que añadió que “esto es muy importante para las pymes”, recordando que “más del 80% del sector de alimentación europeo está representado por pequeñas y medianas empresas”.

Entre los principales puntos de la normativa, se contempla que los envases de los alimentos tendrán que incluir información clara y legible sobre las calorías y la cantidad de grasas, grasas saturadas, carbohidratos, azúcares, proteínas y sal de los productos, expresados en 100 g, 100 ml o en porciones. En el etiquetado, tendrán que aparecer destacadas en la lista de ingredientes las sustancias alérgenas. Cuando un ingrediente común en un alimento haya sido sustituido por otro, tendrá que estar indicado en la parte delantera del envase en letra grande y al lado de la marca.

En materia de etiquetado de origen, actualmente los productores ya están obligados a indicar el origen de algunos productos, como la ternera, la miel, el aceite de oliva o las frutas y hortalizas frescas. La nueva legislación obligará a especificar el origen de la carne fresca de cerdo, oveja, cabra y ave. La Comisión tendrá que introducir normas para desarrollar esta disposición en un plazo de dos años. Además, estudiará la viabilidad y los costes de extender el etiquetado de origen a otras categorías de alimentos, por ejemplo, la carne utilizada como ingrediente, la leche o los alimentos no elaborados.

 

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias relacionadas