Risi celebra 40 años repartiendo ilusión

Risi, una de las marcas de aperitivos más populares en nuestro país cumple en 2010 sus 40 años de vida, y para conmemorar este aniversario, la compañía celebró, el 9 de septiembre, una fiesta de cumpleaños en la que intervino como madrina la empresaria Vicky Martín Berrocal (en la imagen junto a la cúpula directiva de Risi), que recordó que “cuando era niña se me iluminaba la cara cuando me compraban una bolsa de Gusanitos®… ¡era como ganar un premio! Ahora sigo disfrutando de los productos de Risi gracias a mi hija y me encanta comerme los Risketos® y los Gusanitos® a puñados”.

Durante el acto, Vicky fue la encargada de presentar la réplica de la famosa muñeca Risi de los años 70, una figura que despertó buenos recuerdos en la memoria de los mayores y que volvió a ser un divertido juguete para los más pequeños. La empresa ha lanzado una edición limitada de estas muñecas para conmemorar su 40 cumpleaños y será un obsequio en las promociones que tiene previstas con algunos de sus productos.

Según explicó Marta Gómez-Cuétara, consejera delegada de Risi, “hemos elegido la figura de Vicky Martín Berrocal como imagen de este aniversario porque representa a esa generación que ha crecido con nuestros productos y que hoy los comparte con su hija, y además es un personaje positivo y simpático, acorde con la filosofía de nuestra marca”.

Por su parte, el presidente de Risi, Juan Gómez-Cuétara, manifestó su satisfacción ante “estos 40 años, que son muchas generaciones que han probado los productos Risi y esperamos que sean muchas más las que sigan con nosotros”.

Risi comenzó su andadura en 1970, tras la adquisición de la compañía Chips Ibérica, S.A., situada en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz y dedicada en exclusiva a la fabricación de patatas fritas. Después de la modernización y ampliación de sus instalaciones, en 1975 la fábrica de Risi sufrió un incendio que destruyó totalmente la maquinaria. Fue entonces cuando se decidió la construcción de una nueva factoría en Daganzo de Arriba (Madrid) y la expansión de la actividad hacia aperitivos extrusionados de maíz, arroz y trigo. Años después, los amplios terrenos sobre los que se asentaba la planta se recalificaron de industriales a urbanos y, tras su venta, se trasladó la planta al polígono industrial de Daganzo, donde en octubre de 2002 se inauguró la actual moderna factoría de Risi, con una superficie construida de 22.000 m2, sobre unos terrenos de 33.000 m2 y con una capacidad de producción de 7.000 toneladas anuales. A estas instalaciones se suma la fábrica de patatas fritas que la compañía tiene en Loeches (Madrid), con una superficie de 2.500 m2 y una capacidad anual de producción de 1.000 toneladas.

La innovación ha sido una constante en la actividad de esta compañía a lo largo de su historia, de modo que en la actualidad, Risi fabrica alrededor de 300 millones de bolsitas de aperitivos, en más de 60 presentaciones, figurando entre sus marcas más emblemáticas: Gusanitos®, Palomitas®, Risketos® y Triskys®.

La empresa cuenta con una plantilla de 150 empleados, además de una red de más de 50 distribuidores independientes que comercializan sus productos en el canal impulso a nivel nacional. Además, en los últimos años, Risi ha ido incrementando considerablemente su presencia en el canal de alimentación.

La calidad es otra de las prioridades de la compañía, que cuenta con el certificado del calidad ISO 9001 desde marzo de 2005, y con la certificación IFS (Internacional Food Standard), desde diciembre de 2006.

Su buen hacer y su amplio catálogo de productos, han llevado a Risi a conquistar la fidelidad de los consumidores, lo que se ha visto reflejado en un crecimiento continuado de sus ventas en los últimos años, hasta situarse en 2009 en 30,5 millones de euros.

 

Noticias relacionadas

Deja un comentario